Anatomía de la boca y los dientes



En nuestra boca tenemos numerosas partes que forman un todo y sirven para hablar, comer, beber, tener una sonrisa espléndida y hasta para besar...

En una boca vamos a encontrar:

- Incisivos: Dientes frontales afilados, con forma de cincel utilizados para cortar el alimento. Son cuatro superiores y cuatro inferiores (los dientes "de adelante").

- Caninos: También conocidos como "colmillos", tienen forma de punta y se utilizan para desgarrar.

- Premolares: Tienen dos cúspides puntiagudas. Sirven para machacar y desgarrar alimentos.

- Molares: Utilizados para moler y masticar los alimentos, estos dientes tienen varias cúspides en la superficie penetrante.

- Corona: Es la parte superior del diente y la única parte que normalmente se ve. La forma de la corona determina la función del diente. Los dientes frontales son afilados y en forma de cincel para cortar; mientras que los molares tienen superficies planas para moler y masticar.

- Margen gingival: Es donde se encuentran los dientes y las encías. Es fundamental el correcto cepillado y uso del hilo dental para evitar que la placa pueda acumularse y evitar así la gingivitis y enfermedades periodontales.

- Raíz: Está incrustada en el hueso y sirve como un ancla para mantener el diente en su lugar. Equivale a dos tercios del diente.

- Esmalte: Es la parte externa y más dura del diente que tiene el tejido más mineralizado del cuerpo.

- Dentina: Es la capa del diente debajo del esmalte. Si la caries pasa a través del esmalte, atacará a la dentina, donde los túbulos llevan directamente a la pulpa dental.

- Pulpa: Es el tejido blando en el centro de todos los dientes, donde el tejido nervioso y vasos sanguíneos se encuentran. Si la caries alcanza la pulpa, se prodeuce dolor y puede que sea necesario un tratamiento de endodoncia.

Cuidados de los dientes y salud oral

El cuidado oral en casa y los tratamientos dentales hacen que las personas puedan mantener sus dientes toda la vida. Algunas enfermedades y condiciones pueden hacer a las enfermedades dentales y pérdidas dentales más frecuentes, pero la mayoría de las personas tienen una práctica de una buena higiene oral.

La placa, la capa pegajosa de película bacteriana que se forma en sus dientes, encías y aparatos dentales y puede causar gingivitis o caries. También conduce a enfermedades periodontales, lo que puede convertirse en una infección grave que puede dañar el hueso y destruir los tejidos de soporte alrededor de los dientes.

El cepillado dental elimina la placa en y debajo del margen gingival y en la superficie del diente. El uso del hilo dental remueve la placa entre los dientes y debajo del margen gingival también.

Lo más importante es cepillarse los dientes y usar hilo dental todos los días.

Prevención

Los dientes sanos no solo sirven para disfrutar de una sonrisa bonita sino que también hacen posible hablar y comer correctamente. Una buena salud bucal es importante para el bienestar general.

Los cuidados diarios, el cepillado correcto y el uso de hilo dental, ayudan a detener problemas antes de que se desarrollen y a prevenir un posible tratamiento que puede resultar más costoso y preocupar más que la sencilla tarea de mantener una rutina de higiene oral.

A la visita regular al dentista y las dos revisiones al año se deben sumar unos sencillos hábitos que incluyen:

- Cepillarse los dientes a fondo al menos dos veces al día durante dos minutos y usar el hilo dental una vez al día.

- Una dieta equilibrada y limitar los refrigerios entre las comidas.

- Enjuagar con enjuagues bucales antibacterianos si el dentista o higienista dental se lo recomienda.

En Clínica Dental Bell creemos firmemente en la importancia de la prevención y nuestros profesionales ofrecen todos los consejos y respuestas a tus dudas. Un tratamiento adecuado a cada caso permitirá disfrutar de una boca sana y de todos los dientes a lo largo de la vida.


Print   Email