Trastorno tempormandibular



La articulación temporomandibular es la que conecta la mandíbula con los huesos temporales del cráneo. Actúa como una almohadilla deslizante, que conecta la mandíbula al cráneo. El trastorno de la articulación temporomandibular (TTM) se produce cuando hay problemas con los músculos y las mandíbulas en la cara.

Signos y síntomas

La causa exacta del trastorno del ATM de una persona suele ser difícil de determinar. Los signos y síntomas de TTM pueden estar presentes en otros problemas. El dentista puede ayudar a hacer un diagnóstico adecuado con una historia médica y dental completa, un examen clínico y con las radiografías apropiadas.

Algunos de los síntomas más comunes de TTM incluyen:

- Dolor en la cara, el área de la mandíbula o el oído

- Dolor de cabeza, de oído, dolor y presión detrás de los ojos

- Un 'click' o chasquido al abrir o cerrar la boca

- Bloqueo de la articulación, lo que dificulta abrir o cerrar la boca

- Debilidad de los músculos de la mandíbula

- Dificultad para masticar o morder

- Hinchazón de la cara

- Cambio repentino en la oclusión dental.

Causas

El TTM surge muchas veces de problemas con los músculos de la mandíbula o la articulación misma. La mandíbula puede golpear o chasquear de vez en cuando. Es importante ver a un dentista o especialista dental para una consulta para determinar la causa del problema oral.

La articulación temporomandibular combina una acción de rotación y traslación con movimientos deslizantes. Las partes de los huesos que interactúan en la articulación están cubiertas de cartílago y están separadas por un menisco interarticular por ser una articulación bicondílea (condilo mandibular y el condilo del temporal) que absorbe los golpes, que normalmente hace que el movimiento sea suave.

Pueden ocurrir trastornos dolorosos de la articulación temporomandibular si:

- El disco se erosiona o se mueve fuera de su alineación adecuada

- El cartílago de la articulación está dañado por artritis

- La articulación está dañada por un golpe u otro impacto

Sin embargo, en muchos casos no se sabe cuál es la causa de los trastornos temporomandibulares.

Diagnóstico

El dentista realizará una evaluación médica y dental completa y puede tomar radiografías panorámicas para evaluar la articulación de la mandíbula y las estructuras circundantes y comprobar su oclusión. También podrá comprobar los músculos y los tejidos de la cabeza y el cuello para probar inflamación.

Tratamiento

No existe una cura única para TTM pero hay diferentes tratamientos que pueden reducir los síntomas. El dentista puede recomendar uno o más de los siguientes:

- Tratar de eliminar el espasmo muscular y el dolor mediante la aplicación de calor húmedo o medicamentos, como relajantes musculares, aspirina, otros analgésicos de venta libre o medicamentos antiinflamatorios.

- Reducción de los efectos nocivos de apretar y rechinar con el uso de una férula hecha a medida para adaptarse a su boca.

- Técnicas de relajación para ayudar a controlar la tensión muscular en la mandíbula.

- El estimulador del nervio eléctrico transcutáneo utiliza corrientes eléctricas de bajo nivel para relajar los músculos y las articulaciones faciales y proporcionar alivio. El dentista puede recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroides para aliviar el dolor y la hinchazón.

Cuándo consultar al profesional

Buscar atención médica si tiene dolor o sensibilidad persistente en la mandíbula o si no puede abrirla o cerrarla por completo. El dentista o especialista temporomandibular puede analizar las posibles causas y tratamientos para tu problema.


Print   Email