Implantes dentales



El implante dental es una base artificial de titanio que reemplaza la raíz del diente natural. El cuerpo o raíz del implante se introduce quirúrgicamente en la mandíbula o en el maxilar mediante un sencillo procedimiento quirúrgico.

Los dientes artificiales (prótesis) se fijan, tras el tiempo de espera necesario, sobre estas nuevas raíces. La finalidad de los implantes es recuperar la función normal de las personas con ausencia de uno o varios dientes, mejorando la masticación, el habla y la estética.

Para que un paciente pueda recibir implantes es necesario tener unas encías sanas y un hueso adecuado. Además, debe asumir el compromiso de mantener estas estructuras sanas. La higiene diaria meticulosa y las visitas regulares son esenciales para la duración de los implantes.